CLÁSICO – Lamborghini: American Challenge

GÉNERO: Arcade de conducción
DESARROLLADORA: Titus Interactive
DISTRIBUIDORA: Titus Interactive
VERSIONES: Amstrad CPC, Amiga, Amiga CD32, Atari ST, Commodore 64, Game Boy, PC, Super NES
FECHA DE LANZAMIENTO: 1992
VERSIÓN ANALIZADA: Amiga, PC

A LA TERCERA FUE LA VENCIDA

Hoy en día hablar de buenos juegos de coches sin unas físicas realistas o unos gráficos 3D de infarto, es cuanto menos, una utopía. Títulos como rFactor, Gran Turismo o Forza, son sinónimo de lo que todo buen juego de coches debe ofrecer, o al menos tratar de imitar, incluso los arcades actuales no escapan de esos mínimos de credibilidad. Pero no ha sido siempre así, más bien todo lo contrario. El hardware de los microordenadores y consolas de los ochenta, apenas si permitían desarrollar arcades de conducción, lógicamente más limitados que los sesudos simuladores actuales, pero no por ello menos adictivos. El modelo a seguir fue, sin duda, Out Run, uno de los juegos de coches más carismáticos y reconocidos de todos los tiempos. Si bien su paso de las recreativas a formato doméstico, a excepción de la versión para Megadrive, no consiguió captar el espíritu del original, hubo más vida allá de este clásico, y siguiendo el patrón técnico marcado por el juego de Sega, muchas compañías se atrevieron a sacar todo el jugo al hardware de la época. Sobra decir que lo consiguieron con creces.

Sigue leyendo

CLÁSICO – Pushover

GÉNERO: Puzzles
DESARROLLADORA:
Red Rat Software
DISTRIBUIDORA:
Ocean Software
VERSIONES:
PC DOS, Amiga, Atari ST, SNES
FECHA DE LANZAMIENTO:
1992
VERSIÓN ANALIZADA:
PC

UNA GRAN IDEA OLVIDADA CON EL TIEMPO

A comienzos de los años 90 se produjo un auténtico boom de ideas originales que se vieron plasmadas en forma de nuevos géneros y, sobre todo, juegos donde el ingenio primaba sobre la rapidez de reflejos. Títulos como el mítico Lemmings o The Lost Vikings consiguieron acercar a las masas ideas que anteriormente sólo eran seguidas por unos pocos aficionados que buscaban algo más que gráficos y sonidos punteros. Pushover se encuadra en ese género tan poco definido como es el de los puzles, y a pesar de su original planteamiento y más que correcta puesta en escena, pasó sin pena ni gloria engullido por monstruos como Alone in the Dark o Wolfenstein 3D. La trama de Pushover no es más que una mera excusa para ponerte delante de un conjunto de puzzles bien diseñados. Eres una hormiga cuyo mejor amigo, un perro bastante glotón, pierde la bolsa de sus galletas favoritas en un hormiguero, así que decides echarle una mano y recoger las galletas repartidas a lo largo de los 100 niveles que forman el conjunto del mismo.

Sigue leyendo