ANÁLISIS – Horizon Chase Turbo

GÉNERO: Arcade
DESARROLLADORA: Aquiris Game Studio
DISTRIBUIDORA: Aquiris Game Studio
VERSIONES: Android, PC, PS4, Switch, Xbox One,
FECHA DE LANZAMIENTO: 15.05.2018
VERSIÓN ANALIZADA: PS4

VELOCIDAD CLÁSICA

Poco juegos son capaces de captar la esencia de los arcades de carreras que poblaban los salones recreativos y ordenadores de los 80 y 90, como lo hace este Horizon Chase Turbo. Las referencias están muy claras, Out Run si tenemos en mente los arcades, y Lotus Turbo Challenge si nos referimos a ordenadores personales, unos orígenes que sus creadores no ocultan como así queda reflejado en el kit de prensa que hay en su página web. Y es que la propuesta no puede ser más sencilla: escoge un deportivo y participa en carreras de veinte corredores a lo largo y ancho de todo el planeta, en lo que supone todo un homenaje a la forma de entender los arcades de velocidad clásicos.

Sigue leyendo

CLÁSICO – Lamborghini: American Challenge

GÉNERO: Arcade de conducción
DESARROLLADORA: Titus Interactive
DISTRIBUIDORA: Titus Interactive
VERSIONES: Amstrad CPC, Amiga, Amiga CD32, Atari ST, Commodore 64, Game Boy, PC, Super NES
FECHA DE LANZAMIENTO: 1992
VERSIÓN ANALIZADA: Amiga, PC

A LA TERCERA FUE LA VENCIDA

Hoy en día hablar de buenos juegos de coches sin unas físicas realistas o unos gráficos 3D de infarto, es cuanto menos, una utopía. Títulos como rFactor, Gran Turismo o Forza, son sinónimo de lo que todo buen juego de coches debe ofrecer, o al menos tratar de imitar, incluso los arcades actuales no escapan de esos mínimos de credibilidad. Pero no ha sido siempre así, más bien todo lo contrario. El hardware de los microordenadores y consolas de los ochenta, apenas si permitían desarrollar arcades de conducción, lógicamente más limitados que los sesudos simuladores actuales, pero no por ello menos adictivos. El modelo a seguir fue, sin duda, Out Run, uno de los juegos de coches más carismáticos y reconocidos de todos los tiempos. Si bien su paso de las recreativas a formato doméstico, a excepción de la versión para Megadrive, no consiguió captar el espíritu del original, hubo más vida allá de este clásico, y siguiendo el patrón técnico marcado por el juego de Sega, muchas compañías se atrevieron a sacar todo el jugo al hardware de la época. Sobra decir que lo consiguieron con creces.

Sigue leyendo