ANÁLISIS – God of War

GÉNERO: Acción
DESARROLLADORA: Sony Santa Monica Studios
DISTRIBUIDORA: Sony Computer Entertainment
VERSIONES: PS4
FECHA DE LANZAMIENTO: 20.04.2018
VERSIÓN ANALIZADA: PS4

VUELVE A SER DIOS

El concepto de “reboot” es ya una tónica habitual de nuestro mercado. Si las ventas de una saga empiezan a ir mal, se mete en la nevera unos cuantos años a la espera de nuevas ideas que la revitalicen. Lo hemos visto recientemente con sagas tan conocidas como Devil May Cry o Tomb Raider, y ahora le toca el turno a God of War, uno de esos nombres de gran relevancia, que tras su último capítulo bautizado como Ascension, había perdido gran parte del lustre de sus anteriores entregas. Así que tras unos años de sequía, Sony Santa Monica ha decidido darle a la saga un enfoque distinto a lo que venía siendo su carácter habitual. Unos cambios que obedecen a las tendencias actuales que dicta el mercado, lo que para muchos jugadores será positivo, y para otros no tanto.

Sigue leyendo

ANÁLISIS – God of War

gowcoverGÉNERO: Acción
DESARROLLADORA: Sony Santa Monica Studios
DISTRIBUIDORA: Sony Computer Entertainment
VERSIONES: PS2, PS3
FECHA DE LANZAMIENTO: 22.03.2005
VERSIÓN ANALIZADA: PS3

Y KRATOS SE CONVIRTIÓ EN LEYENDA

Allá por el año 2005 la generación de consolas de 128 bits estaba viviendo sus últimos grandes momentos. Técnicamente los juegos parecían haber alcanzado el límite del hardware sobre el que corrían, y muchos equipos de desarrollo ya pensaban en la nueva generación de máquinas y sus prometedoras posibilidades tecnológicas. En este marco temporal resultó cuanto menos sorprendente el lanzamiento de God of War, un hack & slash mimado como el mejor producto triple A ambientado en la mítica Grecia de los Dioses y el Olimpo, en el que primaban la espectacularidad y epicidad de sus combates. Los estudios Santa Mónica de Sony se sacaron de la manga un título que apostaba por una fórmula ya conocida por todos, pero que potenciaba la espectacularidad visual como pocas veces habíamos visto, con combates de magnitudes titánicas en las que el protagonista era poco más que una mota de polvo.

Sigue leyendo