ANÁLISIS – Yoku’s Island Express

GÉNERO: Plataformas
DESARROLLADORA: Villa Gorilla
DISTRIBUIDORA: Team 17
VERSIONES: PC, PS4, Switch, Xbox One
FECHA DE LANZAMIENTO: 29.05.2018
VERSIÓN ANALIZADA: PC

UNA EXPERIENCIA ENCANTADORA

Los costosos desarrollos triple A nos han acostumbrado a jugar refritos y más refritos de viejas fórmulas, y pensándolo fríamente, es una postura totalmente lógica. Hay que asegurar el retorno de esas grandes inversiones con juegos que sabes, o presumes, que van a gustar al gran público. Se podría decir que la originalidad queda “marginada” en favor de otros aspectos, pero afortunadamente el mercado es lo suficientemente grande como para albergar proyectos que sí se centran en este apartado. No creo que la originalidad sea algo necesario para dar forma a un buen producto, pero cuando te encuentras con un juego que cumple de sobra en desarrollo y mecánicas, y además introduce ese toque propio de originalidad, el cóctel es una auténtica gozada. Y esto es precisamente lo que siento al jugar con Yoku’s Island Express, uno de los títulos más refrescantes que he tenido la oportunidad de disfrutar en los últimos años.

El punto de partida de la aventura no puede ser más surrealista. Yoku es un escarabajo pelotero que tras ser arrastrado por una marea, llega a la isla Mokuma. Allí los lugareños le confunden como el nuevo encargado del servicio de correos, y entre entrega y entrega también le encomiendan la misión de salvar al Dios de la isla. Como ves el argumento no tiene nada de particular, pero sí lo es la forma en que se ha materializado jugablemente. Si echas un vistazo a su apartado gráfico, Yoku’s Island bien podría pasar por un juego de plataformas 2D típico, y aunque no se puede negar que coge algunas cosas de este tipo de juegos, lo cierto es que las mecánicas van por otros derroteros, inesperados, pero igualmente divertidos.

Yoku no es un personaje que destaque por sus habilidades, más bien todo lo contrario. Solo puede desplazarse de izquierda a derecha, y de vez en cuando emitir sonidos a través de una trompeta para liberar frutas que puede recoger. No puede saltar ni agacharse, pero afortunadamente ha ido a parar a una isla repleta de resortes, tuberías y pasadizos que resultan ideales para que su pelota, a la que va literalmente pegado, le permita alcanzar los lugares más insospechados. Lo realmente interesante es que eres tú quien activa dichos resortes, haciendo que la pelota trace un camino u otro. Y he aquí el aspecto diferencial de Yoku’s Island respecto a cualquier plataformas, el desplazamiento del personaje principal y su pelota se hace a través de una mecánica tan sencilla como la de un pinball. Puede sonar algo descabellado, pero lo cierto es que funciona a las mil maravillas.

Como es lógico, la isla está repleta de rutas secretas que en principio parecen inaccesibles, por qué no decirlo, muy al estilo metroidvania. A medida que vas explorando el escenario, irás recolectando fruta con la que desbloquear resortes que te dan acceso a nuevas zonas y ya de paso, cumplir los objetivos marcados. Estos no son especialmente abundantes, normalmente consisten en ir de un punto del mapa a otro muy alejado para hablar con un personaje o entregarle una mercancía, pero lo verdaderamente atractivo no es cumplir con tu deber de mensajero, sino el de ir desvelando poco a poco todos los recovecos de una isla que ofrece una gran variedad de ambientes y desafíos. Yoku irá ganando nuevas habilidades como absorber bombas o balancearse con determinados objetos del escenario, aportando más riqueza a la simple, pero efectiva, mecánica del pinball. A medida que vas conociendo la isla te das cuenta del estupendo ejercicio de diseño realizado por el equipo de desarrollo, ya que resulta un auténtico placer explorarla de cabo a rabo haciendo todos los encargos por el simple hecho de ver cómo se accede a un determinado sitio.

Como no podría ser de otra forma, también hay hueco para enfrentarse a jefes finales en los que la mecánica del pinball se lleva hasta sus últimas consecuencias. No son especialmente difíciles ni tantos como me hubiese gustado, de hecho una de las principales críticas viene por la duración y no tanto por el de la dificultad, que me parece muy acorde al espíritu del juego. Yoku’s Island es un producto que transmite muy buen rollo, y al que cuesta dejar de jugar. Su preciosa estética de dibujo animado y su pegadiza banda sonora son los complementos perfectos para disfrutar de un desarrollo original y de un mapa que da gusto explorar. Y claro, te encuentras tan metido en la exploración de la isla, en ir despejando una nueva zona para conocer todas sus rutas y secretos, que te quedas con ganas de mucho más cuando acabas con el enemigo final tras unas pocas horas. Una vez terminada la historia principal, puedes seguir realizando todos los encargos pendientes, pero seguramente cuando hayas llegado a ese punto te quede poco por descubrir.

A pesar de este contratiempo, que no es tal si tienes en cuenta el enfoque que le han querido dar sus creadores, Yoku’s Island Express es de esos pocos juegos capaces de arrebatarte un pedacito de tu corazón, y de recordarlo como una experiencia sencilla y divertida que te exige poco pero que a cambio te da mucho. Sin duda, uno de esos escasas producciones cuya originalidad consigue aportar un extra respecto a otros títulos de la competencia, convirtiéndole en un título único y especial.

LO MEJOR
Una mecánica original muy bien llevada.
Artísticamente es una delicia.

LO PEOR
Muy corto para lo divertido que resulta.

8/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .